El arcade tuvo conversiones para algunos sistemas domésticos como Nes, Snes y Mega Drive, entre otros.

Ya tocaba otra entrega de Grandes Recreativas en Gamikia y en esta ocasión, aprovechando el reciente estreno de la fantástica película de Marvel Studios sobre los héroes más poderosos de la Tierra, hablaremos de una arcade mítico del año 1991. Hoy, en la sección favorita de los jugones despilfarradores de monedas de 25 pesetas, toca hablar de Captain America & The Avengers, la gran recreativa de Data East basada en los personajes de Marvel Comics que tantos buenos ratos hizo pasar a muchos chavales.

A mediados de los ochenta y principios de los noventa los cómics de super-héroes gozaban de una gran popularidad entre los jóvenes y los no tan jóvenes. El que escribe estas líneas era ya por aquel entonces un ávido lector de historietas y poseía una gran colección de tebeos de sus personajes favoritos de Marvel: La Patrulla X y Los Vengadores. Así que imaginaos la cara de felicidad que se me quedó al entrar al salón recreativo más famoso de la ciudad por aquel entonces y encontrarme una llamativa máquina con este juego en el cual controlábamos al Capi y tres vengadores más. Brutal. Rápidamente, el juego se convirtió en uno de mis favoritos ya que para un fan de los cómics y los videojuegos la posibilidad de estar a la vez en ambos universos se antojaba irresistible.

Captain America & The Avengers era un beat’ em up (en onda Streets of Rage, Final Fight y similares) que nos ponía en la piel de los poderosos Vengadores. O al menos, en la de cuatro de sus componentes: El Capitán América, Iron Man, Ojo de Halcón y La Visión. En este juego de acción los héroes deberán enfrentarse a la amenaza de Red Skull (Conocido en nuestro país como Cráneo Rojo) que ha logrado controlar a un grupo de supervillanos para que le ayuden a conquistar la Tierra.

Por supuesto, el Capi no está dispuesto a permitirlo y con la ayuda de algunos Vengadores más plantará cara a los malos para impedir que se salgan con la suya. Típico argumento videojueguil de la época y la excusa perfecta para que, como diría La Cosa, comience “la hora de las tortas”.

Lo que más me gustaba de la máquina era que podían jugar hasta 4 jugadores simultáneamente y eso significaba que yo y tres colegas más podíamos gastarnos los cuartos al grito de “¡Vengadores, reuníos!” (el lema del equipo) y emular juntos a nuestros super-héroes preferidos de los tebeos que tantas veces habíamos leído.

Los personajes hacen gala de los poderes de los cómics en su lucha contra el mal y combinan golpes propios de un juego del género con ataques a distancia. El  Capi y Ojo de Halcón tienen el escudo y el Arco, respectivamente, mientras que Iron Man y La Visión pueden lanzar rayos de energía con los que repeler a los esbirros que son lanzados hacia nosotros como pollos sin cabeza para recibir su merecido. Cuatro personajes distintos, misma mecánica de juego para todos ellos en un título que era vistoso y entretenido y que iba dirigido a un público concreto.

La recreativa rápidamente se ganó el cariño de muchos, gracias a su gran jugabilidad y al carisma de sus protagonistas, los cuales eran asistidos con power ups por otros Vengadores como Wonder ManMercurio, Namor o La Avispa en determinados momentos del juego.

Otros super-villanos clásicos de Marvel que hacían acto de presencia eran UltrónJuggernaut, Grim Reaper e incluso Los Centinelas que saltaban de los X-Men a esta recreativa a modo de cameo. A modo de anécdota, recuerdo que había cosas muy absurdas en el juego como por ejemplo que los héroes tan poderosos como estos, derrotasen a malosos a base de pedradas. Sí, amigos. Por hilarante que parezca, en el escenario había piedras que podíamos recoger y estampar contra los sesos del pobre secuaz del Mandarín o El Mago. Increíble, pero cierto.

Además de las fases de golpes/plataformas que ya hemos mencionado, el juego incorporaba también momentos a lo shoot ‘em up aéreo de scroll lateral en los que teníamos que eliminar a los malvados de turno mientras surcábamos los cielos. Supongo que los desarrolladores pretendían darle un toque de variedad al juego con esto aunque personalmente no eran mis fases favoritas del juego. Mientras que Iron Man y La Visión podían volar, Ojo de Halcón y el Capitán América hacían lo propio ayudados por una especie de aparato de apariencia bastante extraña, dicho sea de paso.

No quiero dejar de lado que uno de mis personajes favoritos de cómics aparecía por primera vez en un videojuego. Me estoy refiriendo a La Visión que, con el aspecto de su segunda encarnación (la indumentaria blanca en lugar del popular traje amarillo y verde) hizo las delicias de los fans de entrañable personaje y en mi opinión es todo un acierto ya que es un personaje con muchas posibilidades. La Visión vuela y se hace intangible. Y además lanza-rayos que mantienen a los enemigos a distancia. Ojalá se acuerden de él si en el futuro deciden hacer un nuevo juego de los estandartes de La Casa de las Ideas de Stan Lee. ¿Alguien dijo nuevo videojuego de Los Vengadores aprovechando el tirón de la película?

Quizá no fuese una recreativa técnicamente brillante y tampoco es que fuese muy original en su planteamiento pero en su favor hay que señalar que era muy divertida y gracias a eso se metió rápidamente a los fans de los cómics en el bolsillo, logrando además conquistar el corazón “marvelita” que muchos gamers llevaban dentro. De hecho, este arcade fue tan popular que fue porteada a consolas como la Mega Drive, Nes (una lograda conversión para la 8 bits en la que controlábamos sólo a dos personajes) Super Nintendo, Game Gear e incluso para Game Boy, distribuido bajo licencia de Mindscape.

Por eso, merece estar en esta sección al lado de otros nombres ilustres de los salones recreativos…