Parece que por fin se ha normalizado el trasnoche videojueguil no asociado, al menos directamente, a quedarse hasta las tantas de la madrugada echando unas partidas a nuestra última adquisición.

Si los cinéfilos tienen su gala de los Oscar, los fans del basket sus retransmisiones nocturnas de la NBA y los enfermos de las series sus streamings en directo desde la costa este, ahora somos los gamers trasnochados los que podemos perder horas de sueño con tal de ver en directo las nunca lo suficientemente aburridas conferencias del E3 2012.

A unas amenas tres de la mañana y con el twitter ya a medio gas, daba comienzo la patochada de Sony con una introducción curiosota, haciendo un movido repaso a todo lo que en teoría se podría disfrutar unos minutos después. Nada más alejado de la realidad.

Beyond: Two Souls, lo nuevo de Quantic Dream, bien, pero. Muy bonita la cosa, la capacidad gráfica de PS3 por fin exprimida en condiciones y cinemáticas en tiempo real de calité. Por lo demás, nada de gameplay, ni nada de nada, ni mucho ni poco, te quedas mirando, la demo técnica pasar.

Y es que realmente poca diferencia hay entre la presentación de Kara de hace un par de meses con lo que se pudo ver de Beyond. Pero no le pidan sesudas reflexiones a los consoleros mojabragas, que bastante tienen con aprenderse los combos del FIFA.

Por contra, el esperado The Last of Us sí que hizo acto de presencia dejando ver lo que será el juego en su mismidad: graficotes pasmosos y mecánicas ya vistas en jorrocientos juegos de coberturas, solo que en vez de bazookas extraterrestres tendremos a nuestro lado a una quinceañera echándonos un cable repartiendo estopa a, lo han adivinado, zombies chungos.

Porque si una temática está siendo injustamente desaprovechada estos últimos años es la de los zombies. Debería haber más películas, libros, series y videojuegos de zombies. Hay pocos.

Por lo demás, si estos dos títulos fueron lo más interesante de la conferencia de Sony, qué les vamos a contar del resto.

Primero, que solo una cosa podría ser peor que la copia descarada de Super Smash Bros. que PlayStation All-Stars Battle Royale: una copia descarada de Super Smash Bros. con los personajes estrella de la consola de Microsoft.

Segundo, la completa desidia que la misma Sony le dedica a PS Vita. Si fueron los quizás-ahora-no-tan-fardones early adopters que adquirieron como locos la nueva portátil nada más salir a la venta, sean felices pensando que podrán jugar a un nuevo Assasin’s Creed y a los mitiquérrimos Tomb Raider y Final Fantasy VII. Nunca cuatrocientos euros estuvieron mejor invertidos.

Sony Pisapapeles LED Edition

Tercero, los más que masticados a lo largo de conferencias anteriores Assasins Creed III y Far Cry 3. La originalidad de la industria bien, gracias.

Cuarto, diez aburridos minutos del nuevo God of War.

En el quinto y último lugar deberíamos hablar de la presentación de Wonderbook, pero no creo que a ninguna persona de bien le interese saber nada de la mayor hostia que se va a llevar Sony desde Move, o desde PlayStation Eye, o desde PSP, o desde el UMD, o desde la Memory Stick, o desde el MiniDisc, o desde el Atrac3, o desde el Betamax.

Si por el contrario son gente de la mala, este es el vídeo de la presentación del engendro. Luego no digan que no les avisamos.

Y si les pica todo esto que acabamos de decir, pues qué le vamos a hacer. No fuimos de los presentes en la charleta a los que Sony les regaló un año gratis de PlayStation Plus, así que no tenemos por qué hacerles la pelota.