El doctor Phillip Zimbardo, psicólogo y exprofesor de Stanford,  afirma en su nuevo libro “The Demise of Guys’ que los videojuegos y la pornografía están destruyendo a la juventud americana.

Definiendo a los consumidores de este tipo de productos como “adictos a la excitación”, Zimbardo afirma que estos productos están generando una generación de jóvenes incapaces de dominarse con temas del día a día como las relaciones sociales o el trabajo.

Nikita Duncan, asistente del doctor, explica los problemas que trae la adicción a los videojuegos y al contenido pornográfico

“Hay un uso excesivo en general de los videojuegos y el porno, especialmente en casos de aislamiento social, que no se compensa con otras actividades como el ejercicio, la socialización cara a cara con sus iguales o tiempo con algún tipo de mentor masculino”

Como muestras de situaciones dañinas relacionadas con los videojuegos, el libro de Zimbardo destaca casos como el de un jugador de Starcraft fallecido tras jugar 50 horas del tirón o el caso del asesino en masa Anders Behring Breivik, que declaró haber jugado a Call Of Duty para aprender a usar armas.