Quizá algunos pudieron hacerse con un título editado en 2009 para PC, Xbox 360 y PS3 llamado X-Blades cuya protagonista, una aguerrida fémina de nombre Ayumi, emprendía una peligrosa aventura para encontrar un objeto llamado el Orbe de la Luz. La chica, una experta caza-tesoros, portaba dos espadas letales y además manejaba con soltura las armas de fuego. Pese a tener un estilo visual llamativo y mezclar dos géneros como el hack n’ slash y el RPG con acierto, el juego no obtuvo demasiadas críticas positivas y pasó sin pena ni gloria por los estantes de las tiendas especializadas.

Los mismos responsables de aquel juego, los chicos de la desarrolladora rusa Gaijin Entertainment, nos ofrecen una nueva aventura de la sensual rubia, cuatro años después de aquella primera entrega disponible en esta ocasión para Xbox 360 y PlayStation 3. Podría decirse que es una continuación del mencionado título donde la acción toma absoluto protagonismo y Ayumi se torna más letal que nunca.

Tenemos una chica sexy con coletas que sabe patear traseros, que maneja con soltura sus espadas y pistolas y además controla diferentes magias y ella solita se encarga de eliminar seres de diferente índole como monstruos o demonios. A priori, nada puede salir mal, ¿verdad? Pues me temo, queridos lectores, que a pesar de contar con buenas ideas y poseer algunos aspectos positivos, hay muchas cosas que dejan bastante que desear en este juego. Vamos ya con el análisis de este Blades of Times…

El primer punto negativo, lo encontramos en la trama del juego. Los primeros minutos del mismo, se harán un tanto confusos para el jugador que no haya podido disfrutar del mencionado X-Blades, ya que la introducción de este Blades of Time está realizada de una manera torpe, en la que no se explica gran cosa de la aventura que vamos a vivir y además nos pone en situación de forma algo precipitada ya que, como se suele decir, en menos que canta un gallo estamos metido en harina…

La historia comienza (o mejor dicho continúa) con Ayumi y Zero, su fortachón compañero, irrumpiendo en el Templo durante la celebración de una ceremonia con la intención de hacerse con el gran tesoro de Dragonland. Tras atravesar un portal mágico y ser teletransportados a otro plano dimensional, ambos se separan y desde ese momento controlando a la guapa heroína tendremos que buscar un modo de regresar a nuestro mundo.

La tarea no será sencilla, ya que la magia del Caos gobierna este peligroso mundo y no está muy por labor de dejarnos volver. En nuestro viaje, tendremos que eliminar extrañas criaturas y derrotar a mágicos seres pero no estaremos solos, ya que también contaremos con la ayuda de aliados muy variopintos. Algunos humanos pero otros, en cambio, no.

Empezaré hablando del apartado gráfico. Y os digo sin tapujos que no es nada del otro mundo. Es más, si me apuráis en mi opinión lo encuentro algo desfasado, como si no se aprovechasen del todo las posibilidades de las plataformas actuales. Las texturas son algo pobres y le falta algo de colorido al conjunto final. No es que sea un mal juego en este aspecto, simplemente da la sensación de que está poco pulido y que podría haberse mejorado mucho.

Es importante señalar que, como habréis podido deducir por las imágenes que acompañan a este texto, el aspecto gráfico ha sufrido un cambio importante de estilo respecto a X-Blades, algo más realista pero sin perder su característico toque fantasioso. Una pena que el resultado final no esté a la altura de lo esperado, ya que el juego ganaría muchos enteros si se hubiese cuidado más esta parte.

Ayumi on ice

En cuanto al apartado sonoro del juego, hay que señalar que el juego cuenta con buenos efectos de sonido pero volvemos a encontrarnos de nuevo varios aspectos negativos como errores de sincronización labial y, además en este apartado nos encontramos con que el idioma se cambia del castellano a la lengua de Shakespeare (y viceversa) entre una fase y otra. Ocurre de manera aleatoria y no muy frecuente pero este hecho me ha parecido bastante lamentable, ya que denota el poco cuidado que han puesto en el juego.

Por último, señalar que la banda sonora no es nada del otro mundo y aporta bien poco al título, aunque cumple su cometido de manera más o menos correcta, pero permaneciendo siempre en un segundo plano.

No voy a mentiros: las ganas de abrir la bandeja de tu consola, sacar el juego y jugar a otra cosa puede que ronden por vuestra cabeza durante los primeros compases del juego pero nos encontramos en este apartado con algunos puntos positivos que hacen que el juego merezca algo la pena y mantengan al jugador un rato más pegado a la pantalla. Estoy refiriéndome a la jugabilidad, posiblemente el apartado más positivo y cuidado del juego.

Los combos son muchos y bastantes buenos y se hace muy divertido ejecutarlos, aunque el sistema de entrenamiento se torna un poco repetitivo cuando avanzas en el juego, ya que es obligatorio realizarlo cada vez que obtienes un nuevo poder. El uso de diferentes armas y magias le da un toque de variedad al juego pero aún así la sensación de estar haciendo siempre lo mismo no desaparece del todo en la mente del jugador.

El uso de diferentes magias son un punto muy interesante también y no quiero olvidarme de mencionar la habilidad que tiene nuestra fémina para retroceder en el tiempo (estilo Prince of Persia, por citar algo medianamente parecido) y que en ocasiones se implementa de manera inteligente en el desarrollo de los combates. Lo que sí es interesante es la opción de interactuar con objetos usando nuestros clones, necesaria para resolver ciertos acertijos. También contamos con un medidor de furia y varios movimientos especiales como el contraataque o el deslizamiento que nos permite huir rápidamente de los enemigos más duros. Esto último es algo habitual en el género, así que a muchos lo encontraréis necesario en la lucha. El juego posee modo multijugador pero, sinceramente, es bastante prescindible.

Otra cosa destacable de este apartado son los puzles, que en su mayoría están bastante logrados y junto a la insistencia por acabar con nosotros de los distintos enemigos harán que pasemos más de un aprieto en el transcurso de la aventura. Y es que este Blades of Time no es un juego apto para neófitos en el género, ya que hay partes que pondrán a prueba tu tenacidad en más de una ocasión. Es más, me atrevería a decir que si no eres fan de los hack n’ slash lo mejor es abstenerse de probarlo y jugar a otra cosa. No es que sea un juego extremadamente difícil (ni mucho menos) pero quizá si no estás acostumbrado a este tipo de juegos acabes pasando de él en determinadas fases.

Conclusiones

Blades of Time es un quiero y no puedo. Un juego que flojea en muchos sentidos y que te deja una sensación muy agridulce. Es una lástima que este título no haya sido tratado con más mimo por parte de sus desarrolladores porque introduciendo algunas y mejorando el apartado técnico el resultado final no daría esa sensación de mediocridad y quizá hubiese llegado a más gente. Mi recomendación es que te hagas con él solo si te van los desafíos, tienes mucha paciencia y amas el género. Si no, mejor invierte tu dinero en otra cosa.