Call of Duty

Así lo afirma un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts, que determina que los jugadores frecuentes de videojuegos de acción sufren una alteración en la actividad neuronal que provoca una mejoría de la atención visual.

Durante el estudio, 25 personas jugaron durante un total de 10 horas, repartidos en dos grupos, uno jugando a juegos de acción y el otro a un juego de puzles. Los análisis realizados durante y después de las sesiones de juego revelaron que en los jugadores que habían pasado el tiempo con juegos de acción mostraban ciertas diferencias con el otro grupo en sus ondas cerebrales, además de una evidente mejoría en el campo de la atención visual, encargada de procesos como fijarse en ciertos detalles concretos de una situación evitando distracciones, así como de una identificación más rápida de nuevos detalles.

Ian Spence, el psicólogo que ha supervisado la prueba,  afirma que una mejoría de este nivel en la atención visual es práctica para multitud de actividades cotidianas.