Puede que este sea uno de los artículos más viscerales que he escrito en mucho tiempo. Es más, he de confesaros que una pequeña porción de la mala hostia que me entró por el cuerpo cuando ayer por la mañana desayunábamos con la noticia de que había sido revelado el desarrollo de God of War: Ascension en exclusiva para PlayStation 3, aún persiste en el momento de escribir estas líneas…

Vuelve Kratos, señores. Así lo confirmó Todd Papy, director del juego, en el blog oficial de PlayStation. Allí nos dejaban un vídeo y la promesa de que Sony Santa Monica Studios está trabajando duro para entregarnos otra magnífica aventura del mítico personaje que debutó en PlayStation 2 allá por el año 2005.

El tráiler es muy bonito, a nivel artístico incluso diría que es fantástico, pero…

Tras verlo, me he quedado algo frío. He pasado del “enfado inicial” a la decepción. No una gran decepción (seamos sinceros) pero sí que es cierto que me han asaltado terribles dudas. Bueno, ya llevaba un tiempo pensando que realmente no me apetecía ver otra entrega de God of War en PlayStation 3 y tengo mis razones. Tal y como acabó la tercera (y fenomenal) parte de la saga, era poco muy probable (Dios me libre de hacer spoilers pero es que…) por no decir imposible, que hubiese una cuarta entrega. Al menos, que esa cuarta parte continuase la historia del tres. Por eso, cada vez que escuchaba o leía… “God of War IV podría (sí, lo sé) estar en desarrollo”, me entraban los sietes males. Si la historia acabó como acabó y se cerró la trilogía… ¿Por qué cometer semejante tropelía?

Otra cosa que me sacaba de mis casillas, eran los comentarios tipo: “Pues a mí me gustaría ver un nuevo God of War pero ambientado en la mitología nórdica o quizá hindú”… Tócate los… ¿Pero de qué videojuego estamos hablando, por Dios?

Estos últimos comentarios reconozco que me tocaban bastante la moral, es evidente. Muy posiblemente, Kratos, sea la gallina de los huevos de oro de Sony. Un referente del mundillo y un icono videojueguil que además es exclusivo de la compañía japonesa. Eso está muy bien para Sony porque, al igual que le ocurre a Nintendo con Mario, le otorga un valor añadido a sus consolas. Y les garantiza muchas ventas tanto de hardware como de software. Pero, y mucho ojo con esto, recordad lo que le ocurre a la gallina al final de la célebre fábula de Esopo…

Estaba muy claro que la compañía nipona iba a traer al espartano de vuelta. Pero en mi interior me negaba a aceptarlo. No bastaba con relanzar, reeditar y mejorar (gracias a la alta definición) los cuatro juegos anteriores, no. Debieron pensar, ¿por qué parar ahí si aún se puede exprimir aún más al guerrero espartano?

god-of-war-ascensionIII

Aquellos que me conocen saben que, como videojugador soy un gran fan del personaje, de sus maravillosos juegos para diferentes plataformas de Sony, de la franquicia en sí y de la madre que parió a David Jaffe, por haber dado vida a tan cruento espartano.

Siendo gran seguidor de Kratos, lo normal sería que estuviese dando brincos de alegría al enterarme de la noticia. Pero no es así. Por alguna razón no es así. Creo que tengo cierto temor de que conviertan a un personaje tan magnífico como este, en una parodia de sí mismo, en un triste recurso fácil para vender juegos. Lo que SEGA le ha hecho a Sonic, para entendernos. Porque parece que es lo que se han propuesto. Encima, la originalidad brilla por su ausencia y nos entregarán una precuela de la serie. Digo yo que será “la precuela de las anteriores precuelas”, por que en PSP ya tenemos dos excelentes títulos que narran las andanzas del fantasma de Esparta en una línea argumental situada antes de los juegos de PlayStation 2.

Para ir concluyendo este arrebato de insufrible verborrea que me ha dado de pronto, tengo la ligera impresión de que este God of War: Ascension no va a ser el último juegos de la saga en llegar. Si logran hacer un gran juego (cosa que es perfectamente factible, dado el gran equipo de profesionales de Santa Monica Studios) igual se animan y tenemos en PS Vita otra aventura portátil más (vete a saber que se inventan ahí) e incluso si me apuráis, en la futura PlayStation 4, Orbis o como diantres acabe llamándose la consola, puede que tengamos de nuevo al traumatizado Kratos en acción.

Todavía les quedan ases en la manga para contar alguna que otra historia sobre la saga (os recuerdo a Deimos, el hermanito de Kratos, un personaje que podría dar mucho juego) pero lo que no aceptaré jamás, bajo ninguna de las maneras, es que prostituyan de manera ruin la esencia de este gran personaje para conseguir ganancias.

Solo me queda rezar a los dioses para que al final no acabe ocurriendo…