Esta semana nos desmarcamos de la terminología inherente a los videojuegos para abarcar un poco más y hablar de un término que todos conocemos, pero casi nadie sabe porqué se denomina así. Hablaremos de un medio de difusión muy apegado a la red, pero de reciente creación, pues aún no se ha cumplido si quiera su décimo aniversario. Esta semana hablamos, no sin motivo, del podcasting.

En 2004, los contenidos en streaming ya no eran una novedad. Cientos de emisoras retransmitían online e internet se erigía como el medio de difusión de contenidos multimedia por excelencia. A finales de este año, el podcasting sería otra pieza del sólido engranaje que conformaba internet como medio de comunicación creado por y para las masas.

Adam Curry y Ben Hammersley, eventual inventor del sistema podcasting y acuñador de dicho término, respectivamente. A día de hoy, dos eminencias en la red de redes.

Antes de que hubiese que plantearse cómo denominar al nuevo fenómeno de las emisoras online, Adam Curry tenía que descubrir la manera de hacer posible la inserción de archivos de audio y vídeo adjuntos en un RSS -Really Simply Sindication-. Para tal propósito, a este estrafalario informático con el gen de la curiosidad se le ocurrió usar una especificación del formato RSS, de Dave Winer; concretamente, la etiqueta <enclosure>. Esto le permitiría de aquí en adelante agregar archivos multimedia -audio o vídeo, primordialmente- para ser distribuidos con el sistema redifusión RSS, bien por descarga directa o por suscripción y vía streaming.

Como es lógico, la red se entusiasmó con un invento que empezaba a dar muestras de su potencial con el PodShow de Curry y Morning Coffee Notes, de Winer, en EE. UU. Aunque este último fue el primero en aparecer en la red, no tuvo la repercusión mediática que el de Curry, por lo que se suele atribuir equivocamente a Curry la fundación de los podcast. Por otro lado, nuestro país no tardaría de tener su primer programa “en antena”  allá por octubre de 2004, cuando José Antonio Gelado creó Comunicando Podcast, uno de los más escuchados de la ‘podcastfera’ hispana a día de hoy, inclusive.

Una revolución sin nombre estaba arrasando la blogsfera, deseosa de plasmar sus pensamientos en programas de radio amateur especializados en cientos y miles de áreas. Los medios de información no tardaron en hacerse eco del fenómeno que algunos llamaron netcasting -con el fin de evitar parecidos con productos de Apple-. Al final, el término podcasting surgiría inevitablemente de la contracción del famoso iPod -que sería una futura plataforma para estos programas- y broadcasting -radiofusión, retrasnmisión- gracias a la inventiva de un periodista anglosajón.

Recorte que muestra subrayada la primera vez que se leyó la palabra 'podcasting' del puño y letra de Ben Hammersley.

Este vocablo fue acuñado por el periodista tecnológico Ben Hammersley, quien plasmó este y otros términos de su invención para buscar un nombre a la  “revolución del audio amateur”. Dicho reportaje, titulado ‘Audible Revolution’, fue publicado en la edición digital de The Guardian en febrero de 2004 y aún está presente en el portal del conocido diario. ¿Os imagináis que se acaba llamando GuerillaMedia? Menos mal que Hammersley estaba inspirado ese día.

La historia, mientras tanto, se seguía escribiendo. El podcasting, por entonces, definía tan solo una tendencia general a crear audioblogs -como ilustra podcast-es de forma sencilla- distribuibles a gran escala mediante suscripción por RSS o descarga, pero para poder hablar de un podcast en toda regla se tenían que cumplir, además de estos dos requisitos en cuanto a la distribución, otros tantos más:

  • Los contenidos, ya sena presentados en forma de audio o vídeo, deben estar adaptados al formato de radio o TV, aunque esto depende en gran medida de su calidad.
  • Dicho podcast tiene estar actualizado, es decir, seguir una periodicidad temporal a fin de asegurarse una audiencia fija.

Teniendo en cuenta todo lo visto hasta ahora, podríamos definir podcasting como ‘la distribución de archivos multimedia -en formato de audio o vídeo, normalmente-, de forma periódica, mediante un sistema de redifusión (RSS) que permita suscribirse y/o usar un programa para su descarga con el que el usuario pueda escuchar el programa en cualquier momento, ya sea en el PC o en un dispositivo compatible con programas que abarquen podcasting -iTunes- y, por supuesto, siempre de forma gratuita’.

Esta herramienta de la web 2.0 recibiría un fuerte empujón gracias al programa anteriormente mencionado de AppleiTunes, pues en 2005 dicha compañía se animó a potenciar el podcasting por medio su programa de reproducción para los famosos iPod. La expansión del imperio de la manzana mediante sus reproductores y posteriores smartphones no crearían sino una masa ingente de público con acceso a los recién creados podcast. Así, los podcasters, llegada la versión 4.9 de iTunes, tuvieron una oportunidad de oro para que la población mundial conociera este nuevo medio de comunicación.

Un ejemplo de los mejores y más conocidos podcast de videojuegos en el panorama español. Todos ellos gran reserva con más de tres años en escena.

Así, poco a poco, comienzan a surgir programas de videojuegos en la ‘podcastfera’, donde se entremezclan los géneros informativo -noticias-, interpretativo –reportajes, análisis- y de opinión, que predomina, en conjunto, en todos los programas donde los locutores argumentan sus posturas tras exponerse las piezas de información de un género u otro. Como norma general, en los programas de videojuegos, además de la opinión, predomina el humor para amenizar las secciones y acercarse lo máximo posible al público, uno de los principales retos de todo locutor.

Habrá algunos programas que, en vez de fundarse dentro del movimiento del podcasting, simplemente, se reestructuren en torno a este medio de difusión, como pasó con los veteranos de Game Over, quienes emitían en streaming antes de pasarse a la ‘podcastfera’. En esta encontramos actualmente un gran oferta de podcast dedicados a nuestra pasión como  el mencionado Game Over, que lleva emitiendo 12 temporadas; Arcadia Gamers (7 temporadas); El complejo Lambda (5 temporadas), Último Nivel y Level Up! con 4 temporadas y Fase Bonus (3 temporadas), entre otros.

A la lista de grandes podcast esperamos poder añadir algún día a Gamikia, que hace poco grabó su primer programa y, aunque se pueden mejorar muchas cosas, se ha hecho con mucho esfuerzo e ilusión por parte de todos sus integrantes. Ya os avisé que no hablábamos del podcasting sin razón, pues esperamos poder distribuir nuestro Gamikia Podcast 1×01 en breve. Mientras tanto, animaos a escuchar la ‘podcastfera’ de videojuegos española, que tiene gente muy capaz y experimentada retransmitiendo noticias y análisis de rabiosa actualidad en clave de humor todo el año.