Recientemente, se han desvelado importantes datos sobre la nueva generación de videoconsolas de sobremesa. O más bien se han filtrado. Esto atañe a la próxima Xbox, cuyo nombre en clave es, supuestamente, Durango y a la PS4 que, según informaban ayer desde Kotaku, responde al nombre de ‘Orbis’. Como bien indica la publicación, por sí solo Orbis no dice nada, pues en la latín significa círculo. Junto con vitae de PS Vita, adquiriría más sentido al expresar en conjunto ‘el círculo de la vida’. Una suposición nada desencaminada si tenemos en cuenta que, seguramente, PS4 posea características similares y aumentadas respecto a al juego cruzado o el remote play del que hacen gala PS3 y PS Vita.

Ahora bien, Kotaku.com asegura en su artículo que esta fuente, aunque no está autorizada a hablar en público, ha compartido en el pasado información fiable con el medio. Por ello, Kotaku se adelanta a revelar las primeras estimaciones sobre la posible fecha de salida, cerca de las navidades de 2013. Una fecha ‘realista’ si tenemos por veraces las informaciones de la fuente de Kotaku, que afirma que se han distribuido los primeros kits de desarrollo entre un “selecto grupo” de estudios. También asevera que en torno a la próxima GDC se repartan más, por lo que los desarrolladores contarían con casi un año y medio para lanzar sus productos en el nuevo sistema.

Un sueño para los estudios, que además, como se han hecho eco muchos portales, desarrollarán productos en base a  una tecnología de primer orden: AMD x64 CPU y AMD Southern Islands GPU. Un dúo de lo más dinámico que permitiría mover juegos a una resolución de 4096×2160, algo que aún no se ha visto en muchos dispositivos HD. Y, por supuesto, reproduciría juegos 3D en 1080p.

Aunque no todo iban a ser noticias buenas, ya que la misma Kotaku ha revelado que los juegos de PS3, en principio, dejan de ser compatibles. Se acabó el mercado de los juegos de segunda manos; Sony, al igual que la nueva Xbox, como se anunció hace unos días, vinculará cada juego a una única cuenta de PlayStation Network. Así nadie se podrá prestar juegos -ya que la consola permanecería siempre conectada a PSN-, ni comprar de segunda mano, ni alquilar, etc. Una medida muy polémica si tenemos en cuenta que la videoconsola es usada en casa, por ejemplo, por tres hermanos que, o compran tres copias, o comparten los logros con una sola cuenta. Veremos si prolifera esta medida nada popular.