No, en serio, no es una inocentada. Nuestros envidiados japoneses ya tienen acceso a las primeras demos de Nintendo 3DS, con juegos como Metal Gear Solid Snake Eater 3D, Resident Evil Revelations o Theatrhythm Final Fantasy. Pero hay gato encerrado.

Estas demos tienen fecha de caducidad: sólo permiten 30 usos hasta ser bloqueadas y eliminadas de las portátiles, impidiendo volver a jugarlas de forma alguna. ¿El motivo? Solo Nintendo lo sabe.

Más allá del hecho, y es que ya es raro que nadie vaya a jugar 30 veces a una sola demo, empieza a ser preocupante la soltura con la que empezamos a ver este tipo de movimientos por parte de las compañías. Juegos por capítulos, títulos plagados de bugs, cobrarnos por contenido que podría haber sido incluido de salida y, ahora, demos que caducan. Se aceptan apuestas para la próxima barrabasada.