No es un secreto que Nintendo 3DS ha tenido una aceptación por debajo de lo que cabía esperar, pero el ingreso de la IP de Capcom ha supuesto una migración enorme de jugadores de PSP a la cabeza de serie de las portátiles de Nintendo. Esto ha supuesto que la empresa que preside Satoru Iwata haya vendido en una semana, según informa Andriasang, 378.114 3DS, más unidades que la primera semana que salió dicha plataforma al mercado.

Por otro lado, Monster Hunter 3G ostenta ahora el récord del título que se ha vendido más rápido en Japón con 471.055 copias en siquiera dos días, bapuleando así la marca de Mario Kart 7, con 205.962 copias vendidas en el mismo período de tiempo.

El juego de caza de moda ha supuesto, por tanto, que Nintendo rompa la barrera de los tres millones de 3DS vendidas en Japón -un número aún por debajo de de la primera DS-, aunando ya desde el 26 de febrero, día que salió a la venta, 3.237.272 de consolas en el país del sol naciente. Todo un empujón al índice de ventas gracias a, probablemente, la IP más querida por los japoneses en la actualidad.