Spyro ha vuelto y no lo ha hecho solo. Todo el mundo conoce ya su Portal del Poder, sus figuritas y como funcionan. ¿Pero hay algo más aparte de eso? ¿Tiene algo que ofrecer el videojuego en sí?

Nuestro fiel amigo Spyro ha cambiado. Lejos quedan los días de los geniales juegos de PlayStation y sus increíbles aventuras. Con esto no quiero decir que el juego sea malo, ni mucho menos, simplemente que todos aquellos que se acerquen a este título con recuerdos o ideas preconcebidas puede que se lleven una desilusión.

Su argumento no puede ser más sencillo: el típico mago de pelo blanco busca a un Maestro del Portal para volver a traer a los guardianes de su mundo, los Skylanders. Por supuesto ese elegido somos nosotros y los héroes están en nuestro mundo bajo la forma de estatuas. Resumiendo, el malvado Kaos la está liando parda y tenemos que invocar a esos Skylanders para acabar con el mal una vez más y bla, bla, bla. Al menos el juego está lleno de sentido del humor y es consciente de la cantidad de tópicos que rezuma, incluso dando la sensación de que la trama no se toma muy en serio a sí misma.

El sistema usado por el Portal del Poder para despertar a estas estatuas es realmente sencillo: colocamos a uno de los Skylanders de cualquier elemento encima del pedestal y enseguida lo tenemos en la pantalla siempre y cuando no hayan sido derrotados. De serie se nos ofrece a tres de estos carismáticos personajes (Spyro, Gill Grunt y Happy Trigger en PS3/Xbox 360) de un total de treinta y dos bravos luchadores. El acabado de estas figuras es bastante bueno e incluso guardan los datos, niveles y habilidades de cada héroe.

Esto puede parecer complicado pero es realmente sencillo además de una idea genial. Si alcanzamos el nivel 10 y compramos todas las habilidades de una guerrero al llevarla a otra consola éste conservará todo lo obtenido. Además las mismas figuras pueden ser usadas en Xbox 360, Wii, PS3 o Nintendo 3DS, lo que siempre es de agradecer.

Lógicamente debemos mirar a estos coleccionables como DLCs puros y duros, más aun si tenemos en cuenta su precio. Unos 8€ por figura o 17€ por un pack de tres, hacen que tener el juego completo se dispare hasta precios astronómicos. Por supuesto el juego ya viene concebido para que necesitemos más muñecos, tanto para alcanzar algunos objetos como para sobrevivir a ciertas situaciones e incluso para desbloquear nuevos niveles y zonas. Eso sí, podréis acabar el juego con los tres incluidos en el starter pack… aunque no al 100%.

La implementación de tan curioso armatoste se lleva a cabo de una forma un tanto aleatoria. Habrá veces que de repente el altar no detecte a nuestro personaje e incluso que nos lo cambie si jugamos con otra persona gracias a su modo para dos jugadores, tanto cooperativo como batalla. Si nuestro compañero cambia de Skylander la consola perderá brevemente el norte, pudiendo incluso llegar a cambiar el héroe seleccionado por cada jugador. Afortunadamente no ocurre siempre, pero es realmente molesto.

El juego nos ofrece un shooter en tercera persona bastante atípico. Sí, habéis leído bien. Dependiendo del personaje que escojáis tendréis disparos con algo de hack´n slash/beat´em up, ya que la mayoría de estos guardianes golpearán o dispararán de distintas maneras dependiendo de sus talentos y de las habilidades compradas.

El juego ofrece un sistema de mejoras que activaremos comprándolas en la tienda, seleccionando caminos de mejora y haciendo que cada decisión distinga a nuestro Skylander del de otro jugador. Así, junto a la experiencia adquirida en combate para subir de nivel, encontramos un toque soft de RPG que es de agradecer. Además que algunos de estos nuevos poderes son realmente desternillantes y muy llamativos.

Sé que muchos esperaban el típico plataformas genérico e incluso un servidor al probarlo en el Gamefest de este año recordó títulos como Banjo-Kazooie o Conker. Llegué a pensar que algunos personajes dispararían, otros saltarían, etc. Pero finalmente no ha sido así y debo reconocer que choca bastante al principio. Pese a que podemos encontrar trampolines, soportes móviles e incluso puzzles sencillos típicos de este género repito que no es un juego de plataformas. Busca la llave, trae una bomba, corre contra el crono al activar un pulsador… Variado y divertido, pero que nadie se lleve a engaño.

También abundan los coleccionables y los secretos que aumentan bastante su vida jugable, cosa que no se puede decir del limitado y aburrido modo batalla. Fragor en la arena, Goles celestes y Maestro gema celestial son sus modos de juego y se resumen en 1 vs 1, fubol cafre y cazar más gemas que el contrario. Todo en unos escenarios interactivos pequeños, bastante mal planteados y sin ritmo. El modo batalla no alargará la vida de este título más allá de la pertinente prueba.

En cuanto al apartado gráfico se nota demasiado que es un juego de Wii dopado. Todo cumple sobradamente para el tipo de juego que es y el público al que va dirigido, pero los escenarios parecen de la generación pasada. Esto no es que sea malo pero podrían haber dado más de sí. Al menos los personajes sí están genialmente animados y recreados.


La BSO sigue el mismo camino con composiciones bastante animadas, orquestales y con un toque épico que queda muy bien a las aventuras del dragoncito lila y sus amigos. En lo que sí se ha echado el resto es con el doblaje a nuestro idioma. Buenas interpretaciones con voces reconocibles por los más pequeños, ya que han contado con habituales de series de dibujos animados que se emiten en nuestro país.

No nos engañemos: Skylanders está creado pensando en un público infantil. Pero no me malinterpretéis, ya que un servidor se lo ha pasado en grande. Tiene detalles muy agradables como los enfrentamientos con final boss que rozan el danmaku, una curva de dificultad muy bien planteada y un montón de posibilidades.

Si le dais una oportunidad quizá os sorprenda ya que es bonito y divertido. Al fin y al cabo es de lo que se trata… ¿no?. No puedo acabar sin reconocer que la figura de Spyro está usada simplemente de manera comercial, ya que argumentalmente no influye para nada ni tiene protagonismo. Incluso hay otros héroes más vistosos, puesto que el lavado de cara que le han dado al valiente dragón lo veo poco acertado… Con lo que yo quería a este dragoncito…