El presidente de Sony Computer Entertainment Europe, Jim Ryan, lamenta que con su primera portátil incidieron demasiado en sus virtudes multimedia dejando de lado los juegos.

Ryan asegura que esto pudo confundir a los consumidores, que no sabían realmente para qué servía PSP. En Sony no quieren repetir errores del pasado y el responsable de la división europea afirma que venderán Vita principalmente como un dispositivo para jugar.

Del mismo modo Ryan considera que los ports de títulos de PS2 y PS3 en PSP no resultaban atractivos para los jugadores, que preferían jugar en las consolas de sobremesa. Así que con Vita apostarán por producir títulos “únicos y diferenciados”, aprovechando las características especiales de la consola.

Una de las grandes lacras de PSP (una consola incomprendida y con un catálogo muy interesante) fue precisamente la falta de apoyo de Sony, pero parece que con Vita las tornas cambian y la compra parece ahora una apuesta segura.

Tendremos que esperar hasta su lanzamiento el 22 de febrero de 2012 para confirmar (o no) nuestras esperanzas.