Ubisoft vuelve a la carga contra aquellos que decidan adquirir sus videojuegos de segunda mano. Ya tomó la medida anteriormente con Driver: San Francisco y la compañía ha vuelto a poner cartas en el asunto con el recién lanzado Assassin’s Creed: Revelations, de manera que todos aquellos que no se hagan con el juego original en las tiendas deberán de adquirir aparte el UPlay Passport.

Gracias a este código, incluido en todas las copias de Assassin’s Creed: Revelations, los jugadores podrán disfrutar del modo multijugador y todas las opciones con las que cuenta, además de poder seleccionar un personaje extra que se añadirá a este modo. De lo contrario, en caso de no disponer del código, el acceso a estos contenidos estará bloqueado, a no ser que se pague una cantidad de euros por él.

Assassin’s Creed: Revelations se puso a la venta ayer mismo en Xbox 360 y en PlayStation 3, pero en PC no lo hará hasta el próximo 2 de diciembre, por lo que los usuarios que piensen adquirir esta nueva entrega de la saga para sus ordenadores deberán de esperar unas semanas todavía.