Nintendo ha nadado en la abundancia en esta generación. El éxito comercial de Wii y Nintendo DS fue una sorpresa para la industria. Al principio de este ciclo había muchos que veían a Nintendo repitiendo lo que le había sucedido a SEGA pero el resultado no pudo ser más distinto. La parte positiva son las enormes ganancias que han acumulado durante estos años pero la parte negativa es que las ventas exageradas les han nublado los ojos. ¿Alguien habló de morir del éxito? Quizás lo de morir es exagerar un poco, ¿o no tanto?

Nintendo ha sido la primera en mover ficha para la próxima generación. Primero con Nintendo 3DS y después con Wii U. Con ambas consolas lo han hecho mal, muy mal. Se ve más claro con Nintendo 3DS porque ya la tenemos con nosotros desde hace medio año y de Wii U poco se sabe. Que lo están haciendo mal no solamente lo digo yo, también lo dicen sus pérdidas. 100 mil millones de yenes es una cifra demasiado rotunda como para poder negarla.

El principal error de la portátil de Nintendo ha sido el diseño, idéntico a los anteriores de Nintendo DS. Una similitud, que a ojos del usuario casual, puede pasar como una nueva revisión de la Nintendo DS. Por lo que seguro que ese tipo de comprador estará mucho más reticente a comprarla. Por otro lado no hay que olvidar que el diseño de una portátil es el diseño de su “mando” y la doble pantalla de Nintendo precisamente no era la consola portátil con mejor ergonomía del mercado. No estaría mal que hubieran tomado algo de riesgo con Nintendo 3DS; al fin y al cabo gracias a él consiguieron éxito con Wii y Nintendo DS. La ausencia de doble stick en 3DS es otro de los grandes problemas de su diseño. Sony hizo muy mal en no incluirlo en PSP y lo ha enmendado con PS Vita. Nintendo, sin embargo, ha optado por una chapuza. Un accesorio que convierte la 3DS en un engendro. Lo mejor de todo es que no ha pasado un año para presentar este “apañado”. ¿No pudieron haberlo previsto?

Sigamos con la gran aportación de 3DS: las 3D sin gafas. Ésta no es una característica fácil de “vender” porque no se puede enseñar desde la televisión o desde el monitor del ordenador; hay que probarlo. Aunque al menos este aspecto no se le puede reprochar, no es culpa de Nintendo. De hecho el marketing ha ido muy bien dirigido. El fallo ha sido centrarse tanto en este superfluo aspecto técnico. Una característica más -para mí innecesaria- se ha convertido en la que define a la consola.

Por último el precio. Nintendo se puso en la piel de Sony -y de su prepotencia- y decidió poner el precio de salida en 250€. Un precio totalmente injustificado para el hardware que lleva. Si a esto lo unimos a que el catálogo ha sido demasiado escaso en calidad y, sobre todo, de cosas nuevas; se entiende las bajas ventas de la consola. Es normal que hayan tenido que bajar el precio tan rápido. Si a esta bajada de precio le sumamos que estas navidades están prevista los primeros grandes lanzamientos para la consola, quizás pueda arrancar definitivamente. Por que lo cortés no quita lo valiente y Super Mario 3D Land y Mario Kart 7 parece que van a ser dos señores juegazos. Otra cosa no será pero Nintendo a la hora de hacer juegos son únicos.

Wii U todavía es una incógnita así que es muy pronto para hablar sobre ella. De lo que sí podemos hablar es de la presentación de Nintendo en el E3. En la feria de Los Ángeles Nintendo decidió desvelar el misterio de lo que sería su próxima consola. La presentación no pudo estar peor dirigida. Mas que solucionar dudas, las creaban. Tal es así que los días posteriores tuvieron que explicar mejor lo que era Wii U, porque no quedaba claro si era un accesorio, un mando o la propia consola.

¿Qué futuro le espera a Nintendo? Después de las grandes perdidas que han sufrido los últimos meses está claro que se tienen que replantear su estrategia comercial. Nintendo 3DS con la bajada de precio y con la llegada de buenos juegos puede revertir su situación aunque no hay que olvidar que PS Vita se acerca y con los deberes bien hechos. Por otro lado con Wii U Nintendo tiene la oportunidad de no cometer los mismos fallos que ya han cometido con 3DS. Si quieren sobrevivir tienen que empezar a tomar buenas decisiones desde ya.