Pac-Man (arcade)

Con Action puzzle games nos estamos refiriendo a un género altamente explotado al comienzo de la industria y que hoy día parece volver a renacer gracias a las plataformas de descarga y los juegos indies.

Los APG son juegos en los cuales hemos de mover a nuestro personaje por una serie de plataformas pero aplicando una táctica clara y rápida para poder pasar de nivel. También son llamados de habilidad, aunque a mí personalmente no me gusta denominarlos así ya que no conozco ningún videojuego que no requiera de habilidad. Nuestro objetivo puede ser comer todas las píldoras de una habitación esquivando una serie de fantasmas (Pac-Man), eliminar unas burbujas gigantes venenosas (Pang) o alcanzar toda una serie de bombas antes de que exploten (Bombjack). Ahora veremos más ejemplos.

El termino puzzle aquí es aplicado porque pese a la gran carga de acción que encontramos en estos juegos, predomina la inteligencia y habilidad a la hora de resolver las situaciones que nos vamos encontrando. No son lo mismo que un juego de plataformas al uso ya que en los juegos de plataformas al uso lo común es llegar del punto A hasta el punto B, aunque en momentos puntuales puedan aparecer puzles sencillos. En los APG aunque hay saltos y enemigos para esquivar debemos llevar un orden lógico, averiguar unas rutinas e incluso ocasionalmente eliminar a todos los enemigos de un nivel para poder seguir, basando su esencia en esos conceptos.

Mario Bros. (arcade)

Como decíamos, vamos a ver distintos ejemplos de los que me han parecido más representativos obviando clásicos que sólo mencionaremos de forma simbólica como Donkey Kong, Mario Bros (el original) o Ice Climbers (1981, 1983 y 1984 respectivamente) de Nintendo, de sobra conocidos por todos y que ocupan un puesto de honor en la Historia de los videojuegos.

Enumerar aquí todos los clones de Pac-Man (Namco, 1980) sería harto complicado por la gran cantidad de entregas e imitadores. Pero sí considero a Pac-Man un APG porque debemos, esquivando enemigos, coger todas y cada una de las bolitas del nivel para poder avanzar. La opción de poder comer por unos instantes a nuestros atacantes y así defendernos aumenta la carga estratégica del título, como la distribución de las paredes y los atajos, concebidos de forma realmente diabólica. Si esto no es un puzle de acción, que venga dios y lo vea.

Siguiendo con los clásicos encontramos Flicky (Sega, 1984). En este juego de debíamos guiar a un mamá pájaro por unos niveles cíclicos mientras alcanzaba pollitos para, con ellos enganchados a nuestro trasero, sacarlos del nivel sin que los gatos y otros animales los cogieran. Flicky no era el único que utilizaba el truco de los niveles cíclicos, es decir, que por mucho que avanzaras nunca llegabas al final, siempre comenzaba el escenario otra vez. Por ejemplo City Connection (Jaleco, 1985) usaba esta característica. Aquí debíamos usar un pequeño coche para pintar el suelo del escenario, esquivando a policías y saltando de un nivel a otro. Realmente divertido y adictivo, nadie debería perdérselo.

Bomb Jack (arcade)

También clásico es el siempre genial Bomb Jack (TehKan, 1984). Utilizando tan sólo un botón de salto debíamos alcanzar todas y cada una de las bombar regadas por unos bellísimos niveles, esquivando enemigos y recogiendo algún powerup. Lode Runner (Broderbund, 1983) también nos trajo algo de acción ya que debíamos recolectar oro al mismo tiempo que escapábamos de nuestros enemigos. ¿La novedad? Podíamos abrir brechas en el suelo y sepultar a nuestros enemigos. Cientos de versiones nos han llovido de ambos títulos.

Seguimos con Solomon´s Key y Boulder Dash. El primero fue lanzado por Tecmo en el año 1986, presentando la novedad de que para alcanzar la salida podíamos hacer aparecer y desaparecer bloques a nuestro antojo. El segundo, obra de First Star Software en 1983, nos presentaba las aventuras de un minero en busca de riquezas. Ambos tuvieron cientos de adaptaciones, incluyendo juegos de dudosa calidad con personajes como Mickey Mouse para Game Boy Clásica, por ejemplo.

Seguimos ahora con mi bombardero favorito. Bomberman (Hudson soft, 1983) nos muestra una laberíntica distribución de los escenarios, un buen número de enemigos y un hándicap que encontramos en nosotros mismos: nuestras propias bombas pueden matarnos. Nunca limpiar de escombros un escenario fue más divertido. Siempre que juego a Bomberman, no puedo dejar de acordarme de Pengo (Sega, 1982). Para quienes no tuvieron la oportunidad de jugarlo, Pengo era un juego similar protagonizado por un pingüino que tenía que empujar bloques para aplastar enemigos. Sencillo, bonito y realmente adictivo, tuvo su réplica por parte de Capcom dentro del pack Three Wonders con una versión llamada Don´t Pull bastante digna.

Tumble Pop (arcade)

Bubble Bobble (Taito, 1986) nos traía unos niveles mucho más plataformeros, donde el salto es mucho más importante y nos planteaba la posibilidad de jugar con un amigo. Debíamos capturar a los enemigos dentro de burbujas para luego reventarlas y así pasar de nivel, acuciados por el tiempo. ¿Sencillo? Probadlo si no lo habéis hecho. La sombra de Bubble Bobble es larga. No me refiero ya a segundas partes o entregas más modernas. Me refiero a toda una retahíla de juegos que beben de manera descarada de su gameplay aunque eso no significa que sean malos. Todo lo contrario.

El clásico Pang (Mitchell Corp, 1987)es un buen ejemplo. Pero es de sobra conocido por todos así que pasaremos a Snow Bros. Los amigos Nick y Tom venían cargados de diversión y de unos gráficos increíbles. Lanzado por los maestros de Toaplan en 1990 se diferenciaba en que debíamos inmovilizar a nuestros enemigos con nieve antes de empujarles convertidos en bolas congeladas. Una vez más, debíamos limpiar la pantalla para poder avanzar… Ambas series (Pang y Snow Bros.) contaron con varias secuelas de gran éxito y versiones para todas las plataformas que podais imaginar.

En la estela de Snow Bros. y Bubble Bobble se encuentran también juegos como Rodland (Jaleco, 1990), Tumble Pop (Data East, 1991), Parasol Stars (Taito, 1991), Funky Jet (Mitchel Corp., 1992), DietGoGo (Data East, 1992), Joe and Mac Returns (Data East, 1994), Nightmare in the dark (Eleven/Gavaking, 2000) o Zupapa (Face/SNK, 2001) por citar algunos. La lista es increíblemente larga y de una calidad apabullante. En todos ellos debíamos limpiar la pantalla de enemigos de formas a cual más llamativa: con aspiradoras, a puñetazos, lanzando pasteles, usando paraguas… Un auténtico delirio de diversión y originalidad.

Nin2-Jump (Xbox 360)

Actualmente y gracias a las plataformas de descarga y los juegos indies el género de los action puzzle game parece revivir con una segunda juventud. Juegos como N+ (Metanet Software, 2008), Nin2 Jump (Cave, 2011) o los que el compañero Azel_Dragoon nos regala en sus Sábados Indies son una buena muestra de ello. Juegos de una temática sencilla y de un género que parecía olvidado renacen de sus cenizas.

Algo parecido a lo que está ocurriendo con el género de los shoot´em up con juegos como Trouble Witches Neo, DeathSmiles o el próximo Radiant Silvergun. Tampoco sería justo olvidar a uno de los juegos del año que bebe bastante de los APG. Me refiero al mismísimo Portal.

Diet-go-go! (arcade)

Sé que me dejo cientos de buenos ejemplos. Títulos como Kula World, Wired, los Puzzle & Action de Sega, Chip´s Challenge o Night Shift, e incluso cientos de títulos para android o ios, pero enumerarlos todos sería realmente imposible. Lo único que he querido intentar es que aquellos que no conocieran las raíces de este tipo de juegos se sintieran, una vez más, tentados de escarbar en el lado retro de nuestro querido hobby.

Todo buen retrogamer que se precie ha disfrutado de este género. Hoy en día está en auge gracias a unos juegos más económicos y directos pero a la vez igual o más divertidos que los productos triple A que inundan las estanterías de las tiendas. Diversión en estado puro y mucho retroamor cargado de pixeles. Disfrutadlos como se merecen.