Matar con estilo. Esa es la premisa básica del espectacular Bulletstorm. Este formidable título desarrollado por People can Fly (subsidiaria de Epic Games que se encargó de la versión para PC de Gears of War) y distribuido por Electronic Arts aterrizó en las tiendas en el mes de febrero para demostrarnos sin ningún tipo de complejos que, a la hora de acabar con tu enemigo, hacerlo con la mayor creatividad posible es mucho más divertido.

En un género tan saturado como los FPS, a menudo la innovación brilla por su ausencia. El juego que vamos a tratar a continuación es la prueba de que se puede innovar dentro de un género manteniendo la esencia del mismo. Bulletstorm tiene muchísimas virtudes por las cuales debes hacerte con él lo más raudo posible, si no lo has hecho todavía.

Para empezar, la historia es digna del mejor film de acción de los noventa e incluso diría que supera por momentos a bastantes de éstos. Estamos en el siglo 26 y encarnamos a Grayson Hunt, un soldado de la vieja escuela de esos que escasean en los nuevos tiempos que corren. Hunt, es el lider del comando Dead Echo y es de esos soldados capaces de hacer cualquier cosa para cumplir con éxito una misión. Borrachuzo, ingenioso y sobre todo efectivo a la hora de matar, es uno de los mejores en su trabajo.

La Confederación de Planetas está protegida por la unidad de élite Dead Echo, la cual se encarga siempre de peligrosas misiones encubiertas que sólo ellos son capaces de llevar a cabo. El General Víctor Sarrano es quien se encarga de designar las misiones del grupo de Hunt y en una de ellas, descubren que llevan tiempo siendo engañados por él para eliminar inocentes bajo la excusa del terrorismo.

Indirectamente, son los causantes de la muerte de cientos de civiles, niños y mujeres entre ellos. Hunt, lleno de ira e inmerso en un fuerte conflicto moral, derriba al Ulysses, el crucero estelar de Sarrano, con su propia nave y ambos bandos caen a un peligroso planeta lleno de mutantes criminales y asesinos despiadados, quedando a merced de los mismos.

Con la ayuda del cyborg Ishi Sato, nuestro mejor amigo y la letal Thriska, tendremos que sobrevivir a las hordas de enemigos que irán a por nosotros si queremos llegar hasta Sarrano, acabar con él y salir con vida del planeta. Este hilo argumental, a priori sencillo, se va complicando por momentos y nos deja situaciones realmente intensas con las que nos vamos implicando cada vez más en el juego. Además de contar con muchos momentos hilarantes, debido a su particular sentido del humor, Bulletstorm tiene la gran virtud de ir in crescendo, en lo que a la historia se refiere.

Bulletstorm cumple con bastante nota en el apartado técnico. El título cuenta con el motor gráfico de Epic Games, el conocido Unreal Engine que siempre es sinónimo de garantía. Mención aparte merece el magnífico apartado sonoro, lleno efectos recreados al detalle y, sobre todo, un excelente doblaje al castellano en el cual el reparto de actores realiza un trabajo soberbio, destacando el gran Luis Porcar interpretando al General Sarrano (conocido por ser la voz del famoso y televisivo doctor House) que ya ha trabajado en algún que otro videojuego como el estupendo ‘Dante’s Inferno’). Los diálogos llenos de insultos, el sarcasmo y las continuas bromas entre los personajes, son sin lugar a dudas otro de los grandes alicientes del juego.

En el aspecto jugable, este título nos ofrece las muertes más variopintas y divertidas que podamos imaginar. De hecho, en este apartado la gran baza del título es esa, “matar con estilo a tu enemigo” ya que de esa forma conseguiremos muchos puntos por ser creativos a la hora de finiquitar salvajes autóctonos, mutantes y demás bichejos. Y para ello tenemos a nuestra disposición una serie de armas, a cada cual más letal, para llevar a cabo nuestra tarea.

Sin duda, aparte de nuestras armas de fuego como pistolas, fúsil de francotirador (el modo en el que dirigimos las balas al dispararlo es simplemente brillante) o ametralladoras, la más destacada de todas es el látigo de energía. Con él podremos desde crear una explosión que acabe deje aturdidos a los mutantes más fuertes, hasta atrapar a un enemigo que se encuentre lejos y usar nuestras armas para darle una patada y arrojarlo al vacio o eliminarlo a balazos.

A mi modo de ver, otro de los puntos fuertes del juego es la inclusión de la patada, ya que al usarla nos proporcionará el tiempo suficiente para realizar nuestro siguiente jugada. Además, con ella podremos acercar un artefacto explosivo al enemigo para poder detonarlo con un disparo o simplemente patearlo para que muera electrocutado o clavado en los pinchos de una planta gigante. Recordad que, a mayor originalidad a la hora de matar, más puntos de habilidad ganaremos. También podremos deslizarnos para acercarnos a un enemigo lejano o movernos rápidamente de la zona cuando la cosa se complique.

Podremos mejorar nuestro armamento y conseguir suministros militares si encontramos las cápsulas de energía repartidas por el planeta. Allí podremos intercambiar los puntos de habilidad obtenidos por dicho material. Además podremos además ver nuestras estadísticas como jugador y las nuevas mejoras que vayan surgiendo. En Bulletstorm la campaña es importante, y en ese sentido no defrauda ni en duración ni en intensidad pero también cuenta con un entretenido modo multiplayer cooperativo para hasta cuatro jugadores donde demostraremos quien es el mejor.

Como veis, este FPS está lleno de buenos detalles e interesantes añadidos que lo alejan bastante de ser uno más. Bulletstorm es uno de los shooters con la campaña más completa y divertida que he visto en mucho tiempo y que los amantes de la acción más trepidante no se pueden perder. Para concluir, diré que es un juego formidable, de esos títulos que al completarlo te deja totalmente satisfecho y pidiendo a gritos una continuación. Si fuese tú, no me lo perdería…