Dedicamos este post a la música de And Yet It Moves, un juego a cargo de una compañía independiente vienesa llamada BrokenRules y que ha refrescado el anquilosado género de las plataformas. Cogieron la base jugable clásica de correr/saltar, y le añadieron la posibilidad de girar el escenario para ayudar al personaje a completar puzzles y llegar sano y salvo a la meta. Para terminar de innovar basaron el diseño grafico, no en polígonos o píxeles como marcan los cánones, sino formando un collage con texturas hechas a base de fotografías.

Con ese planteamiento es de esperar que la banda sonora sea cualquier cosa menos tradicional. Cuando probé el juego, en WiiWare, confieso que, sin disgustarme, me desconcertó bastante el sonido. No fue hasta jugarlo en Mac, con auriculares y merced a un regalito, cuando pude apreciar su peculiar belleza en todo su esplendor. La banda sonora está hecha a base de sonidos artesanales, con… Bueno, mejor que nos los explique su propio compositor, Christoph Binder, que amablemente ha respondido a nuestra llamada para contarnos como se le ocurrió la idea:

La idea era que el sonido, la música del juego, encajase con el diseño gráfico, hecho como un collage visual. Con sonidos artificiales, como un sintetizador, no lo conseguía porque suenan fríos, demasiado digital, así que se hizo todo de forma analógica. Grabamos muchos samples silbando, hablando o haciendo sonidos guturales. También usamos todo tipo de objetos como papel, cerillas y cualquier cosa que pudiera servirnos. Así que la música que se escucha en el juego es compuesta integramente de sonidos artesanales, sin sintetizadores ni instrumentos reales. No obstante se editaron y secuenciaron para dar forma a los sonidos y crear los arreglos.

 

También nos ha hablado sobre el proceso de composición y las influencias musicales que inspiraron el resultado final:

Para el tema principal quería algo simple pero reconocible al instante, creo que se consiguió ese propósito. También quería algo más rítmico, especialmente para los últimos niveles del juego. Me gusta la música electrónica, desde house o techno a jazzy beats, y la intención era trasladar esa influencia a la banda sonora. El tema principal, con variaciones, está presente a lo largo del juego entero, así el jugador tiene una sensación de continuidad, un feeling “And yet it moves” en todos los niveles.

 

And yet it moves fue la primera incursión de Christoph Binder en la música para videojuegos y, aunque actualmente está desvinculado de BrokenRules, está buscando nuevos proyectos en este mundillo. En su perfil de SoundCloud se puede escuchar parte de su trabajo, bastante electrónico, al margen de los videojuegos. Y en el de BrokenRules hay otros dos cortes de la BSO de And Yet It Moves.

Otros Rincones Musicales