Marvel Vs Capcom 3: Fate of Two Worlds ha tardado bastante en salir teniendo en cuenta que la segunda parte es del año 2000. Todos lo esperábamos ansiosamente aunque temíamos que el resultado no estuviera a la altura, pero finalmente prepárate para caer en los brazos de Capcom ya que no te dejará indiferente seas o no asiduo a esta saga: el juego es un capricho para amantes de ambos sellos y trae novedades importantes para los seguidores de la saga, como por ejemplo los cerca de 40 personajes seleccionables, tanto rescatados de anteriores entregas (Doom, Ryu, Iron Man…) como nuevos (Amateratsu, Sir Arthur, Dead Pool…).

Capcom nos ha prometido alguno más vía DLC y previo paso por caja. La selección de personajes va por gustos y siempre es fácil que echemos de menos a alguno en concreto, pero también tenemos muchos nuevos por descubrir. Todos y cada uno de estos luchadores está fielmente representado con sus características o movimientos personales y el llegar a dominarlos todos nos puede llevar meses. En la segunda entrega la diferencia entre ellos quizá no fuese tan notable siendo todos los personajes más “normales”: en MvC3 tenemos algunos muy pintorescos que nunca esperarías ver en un juego de lucha o incluso que desentonan con respecto a los demás.

Hay que ser un poco abierto de miras y tomarse esta selección como una fiesta y deberás poner buenos ojos a que Haggar tumbe a Iron Man o que Sir Arthur patée a Hulk. Desgraciadamente tenemos a luchadores un tanto desnivelados (como Sir Arthur o M.O.D.O.K.) contra otros realmente arrolladores (C.Viper o Wesker), pero es el “MvsC way of life”. Recordad que en los comienzos del genero era normal esa descompensación entre caracteres: algunos no eran más que peleles en manos equivocadas, pero bien usados, eran letales. Pues en este juego ocurre igual.

En lo jugable tenemos la base de MvsC2: 3 vs 3, cambios de personaje, ayuda de compañeros, espectaculares Crossover Combinations y Team Hyper Combos que devastarán la barra de vida de tus rivales, etc. Aunque quizá todo esto suene complicado para los novatos, existe un sistema de control que simplifica de una manera total la ejecución de los especiales simplemente pulsando un botón, aunque el gameplay de por sí no es nada complicado siendo muy parecido al que encontramos en otros títulos del género.

En donde sí que se aleja bastante de MvsC2 es en el apartado gráfico: abandonando totalmente las 2D estéticamente (no en su jugabilidad) nos muestra unos personajes detallados, grandes y bien animados, con brillos y filtros aplicados que dan volumen y una apariencia de comic apabullante. Es una delicia el observar cada combate y cada movimiento incluso sin jugar. Con los escenarios ocurre lo mismo. Detalles y guiños por todos lados, enormes stages llenos de color y efectos especiales todo en unas 2’5 D poderosas y llamativas. Quizá por esto mismo he echado en falta algún nivel más.

La música está en la onda de la segunda entrega pero con un toque más electrónico: una mezcla de jazz y techno. Me gustaría romper una lanza a favor de Capcom por el trabajo hecho en los FX sonoros, ya que tanto los golpes como las voces y frases características de cada personaje son variadas y están excelentemente recreadas, con gran calidad.

Es en cuanto a modos de juego donde veo la mayor limitación: para jugar solo o acompañado en casa tenemos arcade, entrenamiento, versus y misión (que nos enseña a evolucionar con todos y cada uno de los luchadores) además de un modo Galería para lo que vayamos desbloqueando (tanto voces, como finales, ilustraciones…). En modalidades online lo que ya encontrábamos en MvsC2, enfrentamientos sencillos contra otro jugador y poco más.

Deberían haber trabajado un poco más la historia y los finales ya que son una mera sucesión de pantallas estáticas muy pobres con varias líneas de texto. Supongo que no será nada fácil insertar en un mismo contexto la historia de Haggar con la de Super Skrull o Amateratsu pero ciertamente se debería haber trabajado bastante más este aspecto.

Si somos capaces de valorar el conjunto como un festival de enfrentamientos fantásticos y nos dejamos llevar, nos encontraremos con un título redondo y jugoso hecho para fans, para jugadores nuevos y viejos que nos hará pasar un rato increíblemente divertido (tanto si jugamos offline como online) y que ahora mismo es de lo mejor del género.